by Kyl Robles      

12 december 2013

La última vez que charlamos tomamos unas copas de vino y comimos algunas empanadas en algún lugar de Ica, charlamos bastante, de música, de filosofía, del amor y de otras cosas...

“El Ayahuasca me dijo que mi papel era informar a través de la pintura”.

 

• Alann De Vuyst (Belga): Es un artista completo, suele viajar por el mundo en medio de una aventura sin fin, en una de sus treguas nos cuenta sobre su estilo de vida. 

 

Alann nació en 1952 en Flandres Oriental en Bélgica, además de ser un talentoso y misterioso pintor, escultor y diseñador también es un gitano, un bohemio, un aventurero de la vida que viaja por el mundo, ha visitado muchos países entre ellos, el Perú.

 

Su amor por la cultura indígena e india, esta entre sus venas y recorre por su sangre. A los tres años empezó a pintar y dibujar, bastó eso para luego comenzar una vida de puros viajes, abundado de libros entre la mente y su intuición descubrió que está destinado a vivir con su niño interior.

Entre tantos lugares, tantas ciudades, tantas personas, se tropezó conmigo para contarme un poco más de su propia filosofía y su estilo de vida.

¿Porque la originalidad de tu forma de vestir?

Alann: “Es mi lado de artista, de lo que soñaba cuando era  niño. En realidad por dentro tengo ocho años. He tenido que luchar muchos años para por fin recuperar quien soy, porque la gente siempre quiere que te adaptas a las reglas de la conformidad, yo nunca he querido conformarme a la sociedad o a sus reglas. Detesto la autoridad”

Si lo vieran por primera vez, lo verían con ropas de estilos originales y  místicos, coloridos, una mezcla de varias culturas aborígenes y de hecho siempre están las plumas en sus orejas en forma de aretes.

Alann: “Si, plumas. Es lo que más me encantaba desde pequeño, he criado varios pájaros desde niño y quise tener un gran aviario, pero mi padre nunca me compró un aviario. Luego adoraba las plumas en las pieles rojas que se transmitía en la televisión, y yo me sentí muy cerca de ellos o cuando en el 2005 tome un ‘San Pedro’ en la isla del sol de Bolivia en el lago Titicaca con 15 indígenas y tres chamanes, me quedé 12 horas en trance, posesionado por los espíritus. Las plumas y mi modo de usarlos entre mis orejas es algo espiritual, lo copie de la tribu Yanomami de la selva Amazónica de Brasil, volar siempre ha sido el sueño del ser humano, yo volé en mi trance, a veces era un cóndor, un águila o un tucano”.

Estuviste y volaste por Brasil, Bolivia… ¿Qué otros lugares visitaste?

“Países como: Ecuador, Tailandia, India y claro volar literalmente en mi país nativo Bélgica, y donde vivo ahora: Inglaterra”. refiere como haciendo memorias.

Alann ha visitado muchos países, se ha enamorado de lugares misteriosos, ha convivido con la gente de toda casi toda Latinoamérica y otros continentes,  pero también recalca que Bélgica, su país natal es: “Bastante materialista, conservadora, poco espiritual y yo no soy un típico belga. Bélgica es un país surrealista como las pinturas de su pintor surrealista Magritte. Somos tres pueblos y tres idiomas, es un país pequeño con mucho talento artístico. De hecho Bélgica es el país de Jaques Brel, Tintin, pitufos y de los chocolates”, dice sonriendo.

Bélgica surrealista, gente talentosa, tu eres uno de ellos, también pintas, ahora viajas y pintas en diferentes lugares…

Alann: “Si pero no me conocen ahí, porque he sido un artista viajero nómada  durante estos últimos 30 años”.

A temprana edad, en un país de artistas, de grandes personajes y de gran nivel cultural, aprendió o mejor dicho, descubrió entre su inocencia y su don el gusto por el lápiz y luego por un exquisito pincel: “Primero dibujé y a pintar aprendí desde que le pedí un lápiz a mi papá, desde mis tres años. Pero pintar con el arte contemporáneo desde 1984, fui destinado a ser un pintor, pero no me dejaban pasar de nivel, porque no pasaba los exámenes de matemática y física y química”, confiesa.

¿Qué hiciste entonces?

Alann: “Opte por el arte publicitario, pero de los 9 hasta mis 12 años de edad iba a la escuela de Bellas Artes con mi papá y mi hermana durante cuatro años. Tengo formación de arte y también en la historia del arte, pero me siento más tranquilo por haber encontrado la vocación de pintor”.

¿Porque quisiste y empezaste a viajar?

Alann: “Me aburrí en Bélgica, lo detestaba, el niño dentro de mí estaba siendo sofocado, quería vivir, ver horizontes verdes, exóticos, ser libre, ser indio, lo que mi alma gritaba dentro de mí. Soy un gitano, un bohemio, un aventurero de la vida, y pague el precio, tenía que sacrificar todo para llegar ahí e Incluso, me escape de la jaula dorada en el occidente. Canto, bailo, pinto, pero viajar era mi vida, era respirar. A veces el arte no bastaba para liberarme”.

Estar en otros lugares, en otro continente le obligó a adaptarse a las cosas básicas, cosas como aprender nuevas lenguas o idiomas, aunque con un dialecto casi inentendible al principio, en la actualidad conoce hasta 8 lenguas.

Alann: “Hablo seis y unos dos básicos, suficiente para hablar con la gente. Tengo el don de idiomas. Mis talentos son tantos, que no supe escoger, quiero hacer y desarrollarlos todos. No me costó mucho, muchos nacen con la facilidad. Yo no quiero aprender la cultura de un país por una lengua ajena al inglés. El contacto debe ser directo”.

¿Qué lenguas pudiste aprender?

Alann: “Neerlandés, francés, inglés, portugués, castellano, un esencial alemán, un poco Xavante (lengua indígena de Brasil) y un mismísimo Hindi, y claro el dialecto de mi pueblo donde crecí”.

Y como toda historia de un viajero o la de un aventurero, los únicos que te hacen sacar un sonrisa son las anécdotas, y esta tarea incondicional de aprender nueva lenguajes le dejo algunas. Porque comunicarse es lo primordial, suele pasar, a veces no puedes comunicarte si no sabes los idiomas de un lugar.

Alann: “Hay muchas. Una vez en España, llegué hablando solamente francés en Torremolinos (lugar turístico en la Costa del Sol). Ya había viajado un mes, transformando e improvisando el francés en sonidos castellanos, la gente me entendía un poco y me decían que tenía que continuar así. También encontré un librito de frases de Berlitz, (Libro que los turistas suelen usar durante sus vacaciones). Bueno, me senté en un restaurante y pedí la carta. Leí: ‘Papas con merluza frita’. Yo ni sabía lo que era merluza, si no que era un pescado. Los Belgas son los mejores en cuanto freír papas, y en mi lengua decimos ‘frieten’ (papas fritas) entonces vi y pensé que fritas era 'frieten'. Cuando llego el plato vi un pugno de papas fritas y un pescado frito, pero me fije en las papas y me quede decepcionado de las pocas papas que tenía mi plato. Pedí tres veces al camarero que llevase mi plato a la cocina para que me aumentaran más frieten de vuelta, pero el chico se enojó cuando a la segunda vez dije: ¡Quiero más fritas señor! Jajaja."

Jajaja Y Que pasó…

Alann: “Cuando a la tercera vez se llevó con mi plato, yo consulte rápido a mi diccionario y me di cuenta que frita significaba freír y no papas fritas o 'frieten'. Cuando regreso con mi plato, nada había cambiado en mi plato, solamente habían frito mi merluza, en vez de darme más papas. Me disculpé y ellos daban la sonrisa. Es desde ese momento que llamaron ‘El señor papas fritas’” Agrega.

Y qué opinas de las papas fritas peruanas…

Alann:  “Interesante que me preguntas eso, porque hace tres días encontramos un restaurante en Miraflores en Lima, un restaurante Belga, o sea era de un belga con un socio Peruano (Italiano) donde hemos comido un plato belga. He comido papas en otros lugares en Perú, como en Huanchaco, que son mejores en cuanto al sabor. Es que aquí solamente tiene una papa blanca que sirve para freír al modo belga. Hay una verdadera técnica de hacer papas fritas belgas, me di cuenta que ahí primero hierven la papa y después la fríen. En la tribu Xavante en Brasil, he intentado freír la papa dulce (camote), pero la papa se derritió en el aceite. Tenía tanto Saudades (Saudades: es palabra Brasileña que no tiene traducción en ningún otro idioma que significa congoja por entrañar algo) de mis papas belgas”.

Entre tanta aventura, Alann alguna vez escucho la palabra Perú, pero ya lo había oído antes en sus libros, “Las aventuras de Tintin” era uno de ello, pero aparte nos dice que: “Peru es un cuadrito, también un cartoon en Brasil que significa pavo. Bueno Perú como país lo escuche primera vez cuando me hice amistad con un artista peruano en Brasil. Perú también aparecía en las aventuras del reportero Tintín, dos veces en dos álbumes” Cuenta, como si le daría gusto recordarlo.

Por cierto, ¿también sacaron la película de las aventuras de Tintín no?, le pregunto.

Alann: “Si, Spielberg (El director) era un gran fanático de Tintin e hizo la película en 3D sobre sobre él hace dos años”.

¿Machu Picchu aparecía en Las Aventuras de Tintin? 

Alann: “Si, en los capítulos de ‘El Templo del Sol’ y también en ‘Las Siete Bolas de Cristal’. Para mí, como niño era fascinante de leer como los Incas tenían miedo a un eclipse solar cuando estaban al punto de matar a Tintin”. Cuenta con un regocijo infantil.

Toda la vida de Alann está abundada de tanta historia, tantas anécdotas que contar, es así que nos cuenta cómo es que piensa en el Perú y nos cuenta su referencia durante su estancia en lugares aborígenes donde conoció a dos músicos peruanos en medio de la amazonia brasilera.

Alann: “Yo los encontré durante una edición de los juegos indígenas en la ciudad de Porto Seguro en el estado Salvador de Bahía, donde 55 tribus brasileñas iban a demonstrar sus juegos ancestrales en una arena. Los peruanos músicos fueron rechazados por los indígenas selváticos de Brasil. Decían que no eran indios, yo interpretaba para ellos a veces de portugués al español, porque he sido interprete por tres meses en Brasil en el 2004 para un grupo de indios de la tribu Fulni-o, interpretaba de portugués al Inglés, francés, alemán, neerlandés”.

Eras Intérprete. ¿Algo así como traductor?

Alann: “Claro, traductor es en papel, e interprete es verbal”.

Entonces fuiste intérprete y dime, ¿Qué pasó los peruanos músicos ahí?

Alann: “Los peruanos tenían suerte, fueron invitados para cantar en la arena con la abertura, pero los indígenas apenas habían salido de la selva y los veían como blancos, con su ropa de jeans, etc. Lo gracioso era que los peruanos me decían que los selváticos tenían que civilizarse y entender el mundo moderno y no comportarse como salvajes. Entre los indios brasileños había grupos de tribus que tenían apenas 5 años de contacto con la sociedad y otros 20 o 30 años. Yo me preguntaba, si los peruanos eran aculturados e ignorantes de la cultura indígena autentica, pero después pensé que ellos eran mestizos y no puro indio, es que yo aún no tenía mucha información o contacto con los indios andinos, Recién cuando leí “Señores, Indios y mestizos” de José María Arguedas, me doy cuenta de la realidad andina y mestiza”.

Si de niño leyó: “Las aventuras de Tintin” y el paso este personaje por el Machu Picchu y algunos lugres más, entonces Alann sabía que tenía una deuda consigo mismo, de poder ver y confirmar su curiosidad, sin pensarlo más de una vez, viajó hacia el Perú. “La Tierra de los Incas”

Alann: “Durante mi estancia en América Latina, viví 9 meses en La Paz en el 2005, luego 14 meses en el Cusco de 2005-2006, He expuesto 9 veces en 2006 en el Cusco.

Su hábito por la lectura siempre fue el eje principal de su emblema que le ayuda a recorrer y revelar cada lugar del mundo, ni bien llegó al Cusco…

Alann: “Leí “Cuentos reales”, “Mi buen gobierno”, “La conquista de los Incas” (por John Hemmings), y “El diario de Cieza de León”, este choque con el  mundo andino empezó en Bolivia, donde me adoptaron como “Novicio amauta” en Tiwanaku, También tuve choques culturales con pintores peruanos en el Cusco”.

Aunque ha leído mucha historia de los países a las cuales ha visitado, siempre ha pensado que el Perú fue inmensamente grande en el pasado, y se toma el tiempo para opinar de nuestra sociedad y su historia.

¿Siempre hay artistas en todos lugares no?

Alann: “¡Sí! ¿Qué haría la sociedad sin artistas?, En el Perú no existe apoyo para los artistas, tu país fue demolido por los conquistadores (militares, barbaros) y el pueblo aprecia más al poder militar que a las obras de arte, pero tu gente indígena, son los verdaderos artistas. Los Chimú, Los Mochica, Los paracas… ¡madre mía!, y cuantos objetos de belleza artística y los españoles los han derretido en barras de oro. Mi sangre hierve cuando leo toda esta historia”.

En realidad hay harta diferencia entre Europa, y Sudamérica…

Alann: “Sí, mucho pero, es que en mi opinión: Picasso o los contemporáneos no han inventado nada en el arte primitivo, lo más difícil es ser simple. Cuando un pueblo puede abstraer realidad, eso es prueba de inteligencia. Los precolombinos eran pueblos de alta civilización, se puede notar por su manera de crear y representar asimismo. Wari, Chimú, Cupisnique, Mochica, Lambayeque, Inca, Nazca, Paracas… Esos son los maestros de aquí. Igual que los Aztecas y Mayas” recalca.

¿Siempre te aprendes mucha historia en todos los lugares a las cuales vas?

Alann: “La gente siempre me llama por lo general una “Enciclopedia Ambulante”, es como apretar un botón, y no hay muchos temas sobre las cuales no puedo hablar, menos todo lo que es matemática o química o física, jajaja. Es que yo no necesito ver CNN o National Geographic para tener una opinión sobre países. Yo he visitado pueblos y vivido con ellos, donde pocos extranjeros van o han ido”.

Cuando Alann me cuenta de sus historias, de su aventura, se nota entre sus ojos a un avispado niño, ojos brillantes y las manos siempre en movimiento, ¡ah! Y ¡claro! su inmensa memoria. “¡Eso también! A veces mis amigos se sorprenden  cuando puedo recordar nombres de calles en Calcuta (Calcuta es la ciudad capital del estado indio de Bengala Occidental) donde viví un año, y que ellos tiene dificultades para recordarse calles en su vecindad…”

¿Cómo te consideras?, un mochilero, un aventurero pintor, o de todo un poco…

Alann: “Nunca he sido mochilero, pero para tener un modo practico y económico he tenido que usar una mochila. Soy pintor, me siento un artista que no ha querido que lo pongan en una caja con etiqueta.”

Alann no sabe su próxima instancia, en estos últimos meses tuvo que viajar a Inglaterra por cuestiones personales, después de una tregua en el viejo continente, hoy vuelve al Perú  a seguir con su vida netamente de aventura. ¿Siempre piensas viajar? Le pregunto.

Alann: “He seguido mi intuición y corazón, mis pinceles son mis armas y me ayudan a expresarme mejor y contribuir al mundo. El Ayahuascas recién me dijo que ese era mi papel, ser maestro, informar a la gente a través de mi pintura. Soy un maestro nato, porque yo no creo que las escuelas formen o creen profesores, ni un diploma o maestría te hace profesor, Lo haces o no, eso lo tienes en tu corazón”.

¿Habrá un lugar en la que quedaras finalmente? Le vuelvo a preguntar y se queda pensativo por unos segundos, suspira un poco y responde: “Es una pregunta existencial que me pregunto todos los días, tengo la impresión de haber tenido una docena de vidas y a veces me digo, es lo que más quiero. Ahora más y más me parece la vida como un Deja vu, pero si un día ya no puedo más marchar o este dependiente de máquinas para caminar, es ahí  donde voy querer descansar. Hoy en día me decepcionan los viajeros, gente con su Facebook, que hacen bookings a través de internet en un hostal, no quieren buscar por sí mismo o comunicarse con la gente.”

“De la lista de patrimonios de UNESCO quizás he visto dos de tres, pero lo que más queda conmigo es la convivencia con la gente, un pueblo, una tribu, una amistad. He hecho un proyecto de agua en dos pueblos indígenas de Brasil, me ha dado mucha satisfacción, eso se hace una vez en la vida si quieres”.

Alann nunca se considera un turista, él no viaja por desestresar su vida o porque se cansó de un lugar, suele viajar con vigor y con la potencialidad que nace dentro de él, viaja y vive con todos en todos los lugares a donde sus pies lo han llevado, después de todo le deja un mensaje a los jóvenes de ahora: “A los jóvenes, los aconsejo de seguir su corazón, de no tener miedo del desconocido, el miedo es una traba. Deben viajar adentro, desarrollar su intuición, y por cierto; no dejarse prohibir los deseos de buscarse a sí mismo y nunca matar a su niño, porque el niño es creatividad y aventura. Si matamos la aventura adentro de nosotros, también nos matamos a nosotros mismo. Y algo más, que se alejen de conformismo y de las religiones, porque la religión prohíbe la éxtasis, lo que es humano. Aprender de sus errores y finalmente que no existen preguntas estúpidas”.

Gracias Alann, es un honor haber platicado contigo, mucho diría yo, pero no lo suficiente, tienes demasiado que contar, le digo y sonreímos con un apretón de manos. “Gracias a ti, me has dado la oportunidad de mirar nuevamente a dentro de mí y a reflejar… un gusto…” Finaliza.

Reageer op dit bericht